Yesa y La Loteta: dos fracasos anunciados

Embalse de La Loteta (Zaragoza)

Foto: ATTAC Aragón

Acaba de aparecer en la prestigiosa revista científica Engineering Geology[1] un artículo sobre el embalse de La Loteta (Zaragoza). En dicho artículo se detallan de forma pormenorizada y gran lujo de detalles los problemas geotécnicos que han ido surgiendo, y siguen estando presentes, en el vaso y la cerrada del embalse desde el inicio de los trabajos. Asimismo, se especifican los indicios que existían, antes de su construcción, de que la disolución de sales en el sustrato sería una fuente de complicaciones en el futuro.

Estos indicios ni estaban ocultos ni eran desconocidos: sin ir más lejos, en el Mapa Geotécnico 1: 200.000 del cuadrante de Zaragoza, un documento de uso público realizado por el Instituto Geológico y Minero en 1973, aparece una mancha de color rojo (indicando terreno con “condiciones constructivas muy desfavorables” y por tanto problemas de todo tipo para cualquier futura construcción) precisamente en el lugar que hoy es el embalse de La Loteta. Curiosa, e irónicamente, uno de los firmantes del artículo en “Engineering Geology” es uno de los técnicos responsables de dicha obra por parte la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE).Paralelamente, las obras del recrecimiento de Yesa (uno de cuyos técnicos responsables en materia de seguridad coincide con el firmante del artículo citado sobre el embalse de La Loteta), han desencadenado una serie de problemas geotécnicos de mayor envergadura, que han puesto en compromiso la estabilidad de la presa actual. Las soluciones aplicadas al problema de los deslizamientos de la margen derecha de la presa no han hecho sino agravar el problema, de modo que a fecha de hoy la ladera no es estable, tal como indica la monitorización mediante aparatos inclinométricos. No hay duda de que tanto el estribo derecho como el estribo izquierdo se apoyan sobre materiales inestables (el llamado flysch de Yesa), algo que ya se conocía de antemano, que también han puesto en evidencia los informes encargados por la CHE, y que no se ha querido tener en cuenta antes de plantear la posibilidad de un recrecimiento.Tanto La Loteta como el recrecimiento de Yesa pueden ser considerados fracasos hidráulicos en toda regla, con problemas antes de, y durante la ejecución de las obras, fáciles de predecir y de facto predichos por especialistas en Geología y, en el caso de Yesa, por René Petit, el propio ingeniero que la diseñó. Las consecuencias que pueden tener fallos geotécnicos en las dos obras pondrán en peligro la estabilidad de las presas, por disolución, colapso y deformación en el caso de La Loteta, por rotura o rebosamiento de la coronación en el caso de la presa de Yesa. En el mejor de los casos, ambas obras habrán sido pozos sin fondo para cientos de millones de euros de fondos públicos; en el peor, la negligencia de los técnicos de la CHE responsables de las obras y de su seguridad podría llevar a que miles de personas acabasen ahogadas por una avenida de dimensiones hasta ahora desconocidas y que colocaría una lámina de más de 20 metros de agua sobre la mayoría de las casas de Sangüesa en menos de media hora.Teniendo en cuenta los antecedentes que existían, ¿qué es lo que ha llevado a plantear la construcción de presas en esos precisos lugares? Cuestión aún más controvertida si además se considera que un objetivo declarado de estos embalses es suministrar agua de calidad para Zaragoza (¿almacenar agua para uso de boca en un vaso salino?). Pero la respuesta no nos corresponde a nosotros sino a los responsables de la propia CHE. Quede como reflexión que cualquier obra no es posible, aunque se cuente con un presupuesto ilimitado, y que los factores geológicos imponen condicionantes que son muchas veces insalvables. Incumplir esta premisa supone incurrir en graves afecciones para las personas y la economía de comarcas enteras.La Loteta y Yesa son dos paradigmas del mal hacer en la construcción de presas, que servirán de ejemplos a analizar para varias generaciones de estudiantes de geología e ingeniería en el ámbito internacional. Las actuaciones que se han llevado a cabo en las dos obras son fuertemente negativas y ponen en riesgo tanto el dinero público como la seguridad de poblaciones enteras situadas aguas abajo de estas infraestructuras. Algo que debería hacer recapacitar, al menos, sobre la gestión actual del agua y de las obras públicas en la cuenca del Ebro.Antonio Casas, Jose Luis Simón, Andrés Pocoví y Óscar Pueyo

Profs. del Departamento de Ciencias de la Tierra de la Universidad de Zaragoza


[1]          Gutiérrez, F., Mozafari, M., Carbonel, D., Gómez, R., & Raeisi, E. (2015). Leakage problems in dams built on evaporites. The case of La Loteta Dam (NE Spain), a reservoir in a large karstic depression generated by interstratal salt dissolution. Engineering Geology, 185, 139-154.

ARTÍCULO RELACIONADO

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: