Maneraza (blog de Inde)

Hace poco, mi padre puso de alfalce una tabla (trad. del taustano: “sembró de alfalfa un campo”). No sé cómo de grande, la tabla, porque carezco absolutamente de ojimetría y soy incapaz de calcular distancias, volúmenes, capacidades, extensiones ni otras medidas; pero vaya, un campo majo.

Cuando el alfalce creció lo suficiente, mi padre pidió a los de la cooperativa que le dieran un corte. Los de la cooperativa interpretaron esta petición en sus dos significados posibles, de modo que primero cortaron el alfalce y después le dieron un corte a mi padre: el que se llevó el hombre cuando vio el recibo de lo que le pagaban. En concepto de quedarse con la nosecuánta cantidad de kilos de alfalce que había en el campo, valorada según los criterios de la propia cooperativa (que el cooperativista –mi padre– desconoce), le dieron la impresionante cantidad de…

Sigue leyendo

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: